Vicente Amigo: «No me gusta llamar flamenco a lo que no lo es» – El Norte de Castilla

Cordobés nacido en Sevilla, formado en la escuela de Paco de Lucía, Vicente Amigo (1967) habla a través de su guitarra de los viajes, del campo, de las emociones y de la poesía. Con esta última viene al Auditorio Miguel Delibes, a tocar los versos de Rafael Alberti con la Sinfónica de Castilla y León en un concierto dirigido por Joan Albert Amargós con la colaboración de Gustavo Martín Garzo. Será el escritor vallisoletano el que ponga voz a la letra de ‘Marinero en tierra’. ‘De mi corazón al aire’ (1991) fue su primer disco, al que le llovieron los premios. Un año después estrenaba con la Sinfónica de Cuba lo que el día 4 se escuchará en Valladolid.

–Hace 21 años que estrenó este concierto. ¿Qué tiene Alberti para usted que vuelve sobre él y a la música que le inspiró periódicamente?

–Siempre he pensado que la música y la poesía tienen mucha relación. Ordenar las notas y ordenar los versos son cosas que no se diferencian mucho. Y yo me siento muy identificado con los poetas, con todos los artistas que busquen la belleza.

–¿Lo oquestó usted, cómo se pasa de componer para guitarra a imaginar partituras para toda una orquesta?

–No, lo orquestó Leo Brower y hizo un magnifico trabajo. Un disco instrumental es más complicado, precisamente, porque tú mismo no te quieres aburrir y es la manera de no aburrir a la gente. Creo que al hacer un disco, al hacer arte, estás buscando en tu interior para darlo a la gente, para que lo entienda. Y si no lo entiende… ya lo entenderá (ríe). Está el lado místico, pero tocar, componer, es cuestión de trabajo. Es trabajo. Pero yo le doy mucha importancia a lo místico, a la hora de percibir el arte.

–¿Ha trabajado más veces con Joan Albert Amargós, arreglista que parece llevarse especialmente bien con los músicos flamencos?

–Si, en 2005, en ‘Un momento en el sonido’. Creo que, por su manera de ser, Joan Albert se lleva bien con todo el mundo. Es una grandísima persona y por supuesto un grandísimo músico. Tengo muchas ganas de volver a verle.

–Cuando el músico se expresa en la grandeza y las limitaciones de un solo instrumento ¿qué son los demás, complementos para el solista, compañeros de viaje y escenario?

–Para todos los que tocamos la guitarra esto es un adorado tormento. Con la guitarra se viven grandes satisfacciones pero tienes también unas ataduras muy fuertes con ella. No soy un hombre pegado a una guitarra, me gusta disfrutar de muchas cosas y plasmarlo después en mi guitarra que es el medio en que me expreso mejor pero… vamos… yo trato de dar arte, no sólo guitarra.

–Alumno de Paco de Lucía, ha trabajado con Camarón, Mercé, Morente… ¿Cómo es la generación que ha sucedido a esos maestros, la suya, cómo se ven?

–La guitarra esta en un momento maravilloso. Hay muchos valores presentes en la guitarra actual. Muchísimos guitarristas que tienen cosas interesantes que decir, no podemos pretender que todos tengan la mejor técnica, cada uno tiene lo suyo. En la viña del señor hay de todo. Hay grandes instrumentistas, grandes artistas pero sin duda la guitarra está en un momento brillante. Los guitarristas de hoy están preparados para estar a la altura de cualquier circunstancia. El flamenco hoy día tiene mucha música, está aportando mucha música y está haciendo que se acerque gente de todos tipos de culturas musicales. Y eso no es porque sea una música exótica sino porque a la gente le suena a música de verdad.

–¿Qué le dice la palabra fusión en el flamenco?

–Mi música es como una especie de fusión sin etiquetas… y es porque mi forma de sentir es así. Yo salgo a la calle y me pueden interesar cosas de muy diferentes sitios y de muy diferentes estilos y gente muy diferente. Así es mi música. Lo que sí es verdad es que no me gusta llamarle flamenco a lo que no lo es. Pero también es verdad que en mi música hay cosas que son muy flamencas y cosas que no. Y no tengo que ponerle barreras a mi imaginación.

Instrumento universal

–Discos, grammys y otros premios… ¿puede seguir su carrera descansando en ellos o el directo es lo único indispensable?

–En el escenario es donde yo me inspiro, es donde me reto a conectar con el publico y donde recibes las críticas directas en la forma de aplausos (o ausencia).

–De Sudamérica a Japón pasando por Córdoba o Sevilla ¿cómo se recibe su música fuera?, ¿le interpretan como flamenco?

–El flamenco no lo sé, pero mi música te diría que sería injusto si no doy la misma puntuación a todos los pueblos donde he ido a tocar. Yo creo que la música es algo que tiene que ver con todos los corazones de la gente. La guitarra es un instrumento universal y el flamenco un estilo que lo está siendo ya. Yo estoy luchando porque mi música, que es flamenca sea eso, universal… aunque hay una parte de mi música que no se cómo definirla, aunque tampoco le quiero poner etiquetas… Lo que estoy haciendo es luchar y llevar mi música con dignidad y lo que veo es que en Francia o Japón mi música le transmite lo que yo hago.

–¿La poesía es la palabra que le inspira?, ¿qué está leyendo?

–Me interesa todo. Pero no tengo tiempo para leer lo que quisiera, igual que no tengo tiempo para escuchar todo lo que quisiera, ni ver las películas que quiero ver, ni a lo mejor para tocar la guitarra todo lo que quisiera. Terminé hace poco el libro ‘La Cara Oculta’.

See on www.elnortedecastilla.es

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.