Andrés Segovia y el flamenco

Con mucha ligereza se ha comentado el desprecio que Andrés Segovia sentía por el flamenco y nosotros creemos que no es así.

Fue el mejor guitarrista clásico de concierto del pasado siglo y su pasión-obsesión por llevar a lo más alto su instrumento, hizo que defendiera su incorporación a la música “culta” en detrimento de lo popular. En muchas ocasiones insistió en sacar la guitarra de las tabernas y fiestas, algo que muchos interpretaron como un ataque directo al flamenco.

Nacido en Linares (Jaén) en 1893, murió un día como hoy de 1987 en Madrid. Se crió con sus tíos en la localidad vecina de Villacarrillo y allí descubrió la guitarra en encuentros populares, se traslada a Granada y recibe clases de piano y violín que abandona para iniciar su aprendizaje con la guitarra de manera autodidacta y tocando con guitarristas flamencos.

Colaboró con Manuel de Falla y Lorca en la organización del primer Concurso de Cante Jondo celebrado en Granada en 1922 como jurado en el apartado de guitarra junto a Ramón Montoya. También actuó tocando flamenco con la intención de recaudar fondos para la celebración de este concurso.

Estos son los motivos por lo que pensamos que no rechazó el flamenco. Igual, estamos equivocados y tenemos que recuperar una frase del gran Berlanga. “No hay peor puta que la arrepentida”.

See on www.flamencaymas.com

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.