Paco de Lucía

Poseídos por el espíritu de Paco

Difícil describir con palabras lo vivido ayer en el Teatro Campos de Bilbao. Fue un homenaje como Dios se merece, y no la chapuza que hicieron en La Bienal. Paco se merecía más. La emoción se podía palpar desde el día anterior; en los ensayos, en los camerinos, el espíritu del genio merodeaba la capital vizcaína. Se podía sentir.

En los camerinos sólo se escuchaba la frase “por Paco” y efectivamente cuando echó a rodar el homenaje todos percibimos su espíritu sobre el escenario. Su música nos embriagó, nos colmó de felicidad y nos hizo revivir. Fue genial juntar a la mayoría de sus 12 apóstoles para rendir pleitesía a un ser humano excepcional, como así lo definen quienes lo conocieron personalmente. Parte de su familia se encontraba entre el público, que llenó el taetro al completo.

Con todo dispuesto se abrió el telón para mostrar una guitarra sobre una silla de anea, la del maestro, claro. Joaquín Grilo bailó su música, la del último legado que nos dejó: Canción andaluza. Sentido. Después llegaría la rondeña del Niño Josele con el posterior mano a mano entre Rubem Dantas y Piraña por bulerías con la guitarra del almeriense, estilos diferentes, sonidos diferentes pero ambos recorrieron juntos las grutas de Paco. Siguió Josemi Carmona por granaínas y Diego del Morao por seguiriyas y bulerías, ritmo y compás en estado puro. Remató la primera parte un invitado de excepción, Pepe Habichuela, por soleá, su toque bandera. El teatro en pie y todavía faltaba por llegar la traca final.

En la segunda parte todos estuvieron sobre el escenario. Todos se inspiraron para hacer grande la obra de Paco, daba igual que apenas hubieran podido ensayar, la música del maestro corre por  el sentido de sus músicos, y si además el director de orquesta es Jorge Pardo el éxito era una premisa. Impresionantes las improvisaciones, los mano a mano entre homólogos de los dos sextetos, entre Jorge con su saxo y Antonio Serrano con su armónica, entre Benavent y Alain Pérez con el bajo, Damtas y Piraña con el cajón y Diego del Morao, Josemi Carmona y Niño Josele con la sonanta. Impresionante la seguiriya del maestro Habichuela, los tangos “sólo quiero caminar” en la voz de Duquende, impresionante el Ziryab. Sencillamente mágico. El espíritu de Paco había poseído a sus músicos. No podía faltar un bis, y ahí que volvieron ante la insistencia de un publico que no dejaba de aplaudir y jalear. Una rumba y todo el mundo saciado y emocionado. Esto era lo mínimo que se merecía el genio, aprendan señores del sur. Sin duda un 10 para el Festival Bilbao Flamenco con Jose Luis, Nora y Gorka al timón.

Tags: bilbao flamenco, flamenco, homenaje, Paco de Lucía

21-620x350

Source: cronicasflamencas.com

See on Scoop.itFLAMENCO

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.