CULTURA HISPANA

Focos de creatividad, impulso y espíritu universal

Israel Galván

Entrevista con Israel Galván, bailaor de flamenco

Entrevista con Israel Galván, bailaor de flamenco

Torobaka es algo más que un espectáculo. Torobaka es el novedoso y nunca visto lenguaje dancístico creado con la unión del flamenco y de la danza del norte de India, llamada kathak. “Es una explosión rítmica y de gestos al mismo tiempo” explica el bailaor sevillano Israel Galván sobre esta producción que llegará a Sadler’s Wells’ Theatre el próximo mes de noviembre. Galván, realiza su primer dueto con el bailarín británico Akram Khan, con el que “me quedé impresionado, porque parecía un bailaor de flamenco antiguo, como sacado de una máquina del tiempo’, explica el sevillano. Partiendo de dos tradiciones musicales llenas de rítmica, Khan y Galván, optan por trabajar con sonidos primitivos para hacer ver al público las similitudes entre el kathak y flamenco.

Dando más peso a la simbología del espectáculo, Torobaka hace referencia a los animales sagrados de ambas culturas, (representando su unión en el escenario), así como al poema dadaísta del artista Tristan Tzara.

Aunque sus primeras sensaciones ante esta idea dancística fueron de “combate y miedo, luego pensé que era una oportunidad de trabajar con un gran bailarín y aprender cosas nuevas”, según confiesa Galván quien comparte con El Ibérico las vivencias que le brinda Torobaka.

Cuéntanos Galván, ¿cómo fue el proceso de creación de este espectáculo? ¿Desde qué elementos culturales se partió para buscar la inspiración dancística o coreográfica?

En la primera fase, Akram me enseñó pasos de kathak y yo le enseñé a Akram movimientos de distintos bailaores flamencos clásicos. Después nos reunimos esporádicamente y acordamos que la idea no era hacer un combate sino una obra en la que se respirara baile, donde pudiéramos disfrutar juntos, y en la que tanto el flamenco como el kathak debían salir de nosotros mismos; no hacía falta recurrir a los tópicos.

¿Cómo definirías Torobaka? 

Lo definiría como una explosión rítmica y de gestos al mismo tiempo. Como la unión de dos danzas que al juntarse crean un idioma nuevo.

¿Qué similitudes y/o diferencias hay entre el flamenco y el kathak?

La intuición me dice que el flamenco, los gitanos, tienen muchas similitudes con el kathak, no sé a ciencia cierta qué relación hay. La coordinación de los movimientos en el juego de brazos, el contacto con el suelo, los giros. Hay climas musicales muy parecidos, coinciden también algunos ritmos. Por otro lado, el flamenco es más violento, te dejas tu vida cuando bailas, es casi una pelea con el público. Mientras que en kathak, la danza y la música se presentan como un regalo al público, es menos agresivo. Y es más científico en cuanto a los ritmos, hay infinidad de ellos. El flamenco es más libre y más inquieto. El kathak permanece más estable, los registros son siempre los mismos.

Tú que lo has sentido y bailado, ¿qué es para ti el Kathak?

No me siento un bailarín de kathak desde luego, aunque si he bailado sus ritmos, su música, su clima, y algunos pasos básicos que me ha enseñado Akram. Yo lo he sentido como si fuese un veneno medicinal, o como un niño con un juguete nuevo. Creo que he tenido suerte de que el kathak no se haya desvirtuado.

Tras el acercamiento a la cultura de Khan, ¿qué detalle especial te va a hacer bailar diferente desde ahora?

Siempre tendré a Akram Khan conmigo, como un arañazo en el cuerpo, como otros de los maestros que me acompañan. Con Akram también he aprendido a bailar con otras personas, he roto el hielo en este sentido, yo que antes solo había bailado con objetos.

Eres conocido e identificado como uno de los bailaores a la cabeza de la contemporaneidad flamenca y el baile libre; ¿qué te llevó a  romper los moldes y a buscar un camino diferente?

Bailo desde muy pequeño, y pasé por compañías de baile, con una estética determinada. Luego bailé para ganar concursos, bailaba lo que el jurado quería ver. Cuando me dieron la oportunidad de hacer algo propio, no quería pensar si tenía que bailar mal o bien, solo quería disfrutar del baile, sin que nadie me juzgara. Así que hago lo que hago por necesidad y por supervivencia.

¿Sientes por parte del gremio de bailaores flamencos cierta reticencia hacia tu visión dancística? ¿Qué le dirías a aquellos que no ven con buenos ojos ese flamenco que tú creas, que mira al futuro?

En el entorno flamenco hay todo tipo de personalidades. Habrá algunos que les guste lo que hago, otros que no; unos que piensen que no soy flamenco. Yo abro los ojos para todo el mundo, no cierro las puertas a ningún estilo de baile. Cada bailaor o bailaora tiene su estilo. El flamenco por su naturaleza siempre ha estado reinventándose. No me importa mucho si me miran o no con buenos ojos. Cada uno vive como quiere.

Tras haber producido tus propios espectáculos calificados por la crítica especializada de “genialidad” y haber ganado galardones como Bessie Award de New York o el Premio Nacional de Danza 2005… ¿Cómo te hacen sentir todos estos reconocimientos internacionales?

La verdad es que nunca pensé en llegar lejos bailando. Mi cuerpo y mi mente están en constante cambio y tengo mis energías puestas en el baile. Los premios los celebro más que nada por mi familia, que se alegra, pero sé que el premio te puede quitar fuerza y añadir presión, así que las críticas, tanto buenas como malas, las miro de reojo.

Una pregunta que no debe faltar… ¿Tú también sientes que nadie es profeta en su tierra?

Todavía no he ido a bailar a muchas ciudades de España. Los flamencos y los artistas españoles en general tienen que irse fuera a menudo para poder vivir de su arte, así que más bien parece que en España ahora mismo no hay muchos profetas.

Desde junio de 2012 eres el primer artista español asociado del Théatre de la Ville de París, uno de los templos internacionales de la danza contemporánea. ¿Cómo tomas esta decisión y por qué París?

Hace años que trabajo con el Théâtre de la Ville, ellos han confiado en mí y han apoyado mis trabajos. Es una relación que se va creando con el tiempo. Me siento muy cómodo bailando en Francia, allí he podido sentir el silencio bailando, y creo que no molesto cuando bailo.

Y, tras Torobaka, ¿ya tiene pensado el próximo proyecto en el que te vas a embarcar?

Acabo de presentar un nuevo proyecto, titulado FLA.CO.MEN, que es más un concierto. Con Torokaba se han despertado en mí las ganas de bailar con otras personas y compartir. A partir de ahora bailaré menos.

UK Premiere
Sadler’s Wells
Lunes 3 – Sábado 8 Noviembre 2014
Show a las 7.30pm (excepto el Jueves)
Entradas: £12 – £38
Ticket Office: 0844 412 4300 or www.sadlerswells.com

El Ibérico Torobaka es el espectáculo de danza del bailaor sevillano,Israel Galván, junto al británico Akram Khan, que llegará a Sadler’s Wells’ Theatre en noviembre.

Source: www.eliberico.com

See on Scoop.itFLAMENCO

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.
%d bloggers like this: