IV On Fire

La “mejor edición” del Flamenco on Fire congregó a casi 20.000 personas

IMG_5794

El ciclo de los Balcones y las jam session de la calle del Carmen han demostrado que la vieja Iruña ya late con duende

PAMPLONA- Flamenco on Fire ha convertido a Pamplona en punto de encuentro del género en seis intensas jornadas entre el 22 y el 27 de agosto. En total han sido alrededor de 20.000 personas las que han podido disfrutar de las diferentes actividades programadas a lo largo del festival, que nuevamente ha sido dedicado al maestro Sabicas, y que este año ha conmemorado también el 25 aniversario de la muerte de Camarón de la Isla y ha recordado a Leonard Cohen por poner su aportación al flamenco.

Miguel Poveda, Carmen Linares, Arcángel, Antonio Carmona, Cañizares junto a la Orquesta Sinfónica de Navarra (dirigida por el maestro José Antonio Montaño), Martirio, Kiki Morente, Juan Habichuela Nieto, Rafael Riqueni, Popo, Pedro El Granaíno, Duquende, Miguel Ángel Cortés, Marina Heredia, David y Carlos de Jacoba, Tomasito o José Maya han sido algunos de los artistas que han pasado por las clásicas sedes de Flamenco on Fire: el Baluarte, el Hotel 3 Reyes (donde se celebra el Ciclo Nocturno) y la Sala Zentral.

Así, más de 7.000 personas han sido testigo de los espectáculos principales celebrados, llegados en muchos casos de fuera de Navarra, especialmente de País Vasco o Francia, pero también de países más lejanos como Cuba, Japón, México o Uruguay. La cifra de entradas vendidas por Internet desde fuera de Navarra superado el 20% en esta IV edición, generando un importante impacto económico en la ciudad.

Una vez presentadas las cifras generales, Miguel Morán, director del festival, no dudó en calificar esta cuarta edición como “la mejor” de las celebradas hasta ahora, “sin duda, el flamenco también es del norte. El festival continúa creciendo y sitúa a Pamplona entre las grandes citas de flamenco en el mundo”. Pero además de las felicitaciones, Morán no dudó en recalcar que “tenemos la mirada puesta en el futuro y necesitamos seguir consolidando esta cita en el panorama nacional e internacional del flamenco, para lo que debemos involucrarnos todos, incluidas las instituciones, que sí han apoyado, y estamos agradecidos por ello, pero todos tenemos que seguir aportando nuestro granito de arena porque yo creo el festival no ha desarrollado más de un 30% del potencial que tiene”. Preguntado por las posibles novias-ciudades del festival, como San Sebastián, para próximas ediciones, Morán apuntó que “el festival podría ir a varios sitios, pero la idea es que algo se mantenga siempre fiel a los orígenes, y pensamos que el lugar del festival es Pamplona. Pero sí es verdad que puede haber interés (de otras ciudades), porque el festival ha crecido y se ha posicionado muy rápido”. En este sentido, Morán confirmó que la edición de 2018 se celebrará en Pamplona. “Esa es la idea y nuestro primer objetivo, salvo catástrofe, de forma que el próximo 21 de agosto se de el pistoletazo de salida a una nueva edición del festival en Pamplona. Pero también es cierto que el festival necesita de un apoyo público-privado porque es imposible crecer si no se tienen medios”.

El éxito está en la calle Este año el festival ha repetido uno de los grandes éxitos de la edición anterior, el ciclo diurno y gratuito Flamenco en los Balcones, que de nuevo ha abierto el cante y la música a la ciudad. Como novedad se ha creado también un nuevo ciclo gratuito, la Jam Session Flamenca, donde el escenario de la calle del Carmen se convirtió en una auténtica fiesta protagonizada por la improvisación, “y que en próximas ediciones ampliaremos porque ha sido todo un éxito”, matizó Morán.

De esta forma, cada mañana los balcones de la Calle La Mañueta, del Ayuntamiento de Pamplona y del Hotel La Perla en la Plaza del Castillo, y posteriormente la calle del Carmen con la Jam Session, se han convertido en ventanas a este arte con conciertos y recitales, generando una enorme expectación en la ciudad y congregando a lo largo del festival una asistencia estimada en 12.000 personas. En este sentido, Maider Beloki, a la que tanto Javier Lacunza (gerente de NICDO) como el propio Morán reconocieron como principal impulsora de este salto del flamenco a la calle, “logrando que mucha más gente se acercara a este genero y sienta este arte y el festival como algo suyo”, destacó especialmente las jam session de la calle del Carmen así como el hecho de que “los artistas flamencos cada vez sienten más suya la ciudad”. Beloki resaltó también el impacto económico del festival en la ciudad, “que durante estos días ha estado llena de gente y, además, en unos horarios que crean menos conflicto, ya que el día le está ganando mucho terreno a la noche”. Y, finalmente, la concejala de Cultura hizo hincapié especialmente en el hecho de que Flamenco on Fire es un festival “aglutinador, que reúne diferentes sensibilidades, que toda la ciudad puede disfrutar de él y que es un ejemplo de cómo la cultura tiende puentes, algo para lo que las dinámicas de calle han sido fundamentales, porque se han roto prejuicios y barreras; esa es la cultura de verdad”.

Baluarte y NICDO Félix Palomero, gerente de la Sinfónica de Navarra y de la Fundación Baluarte, además de destacar la presencia en muy diferentes escenarios de la ciudad del festival, resaltó la experiencia de la OSN con Cañizares, hasta el punto de que el guitarrista afirmó que, desde que escribió el concierto Al Andalus, la de Pamplona ha sido la interpretación que más le ha gustado. “Y eso ha devenido en que la OSN va a grabar el concierto Al Andalus con Cañizares, grabación a la que pondremos fecha una vez terminen sus próximos conciertos en Milán”. En cuanto al propio festival, Palomero destacó que Fundación Baluarte, como colaboradora principal, “ha firmado un convenio con el festival a tres partes, en el que también está NICDO y la Fundación Flamenco on Fire, para los años 2017, 2018 y 2019”. Palomero tampoco quiso dejar pasar la oportunidad de, recogiendo el guante de Miguel Morán respecto al hecho de que el festival solo se ha desarrollado en un 30%, apostar “por la territorialidad dentro la Comunidad Foral” como ámbito natural de expansión.

Por su parte Javier Lacunza, gerente de NICDO aprovechó para reivindicar, a través de la figura de Sabicas, la importancia que Pamplona y Navarra han tenido en el devenir de la historia de la música. “A veces iconizamos Pamplona en torno a murallas, paisajes, historia o cine, y olvidamos iconizarnos en torno a la música. Ojalá este Flamenco on Fire sirva como ejemplo para hacer entender que cuando se suman intereses, cuando hay una buena dinámica de cooperación público-privada, el papel de fundamental de la música nos permite iconizar a nuestra ciudad y nuestro territorio. Y ojalá haya más flamencos on fire en otras disciplinas”. En este sentido, Lacunza también destacó que el tránsito que tenido el festival, “desde los teatros y auditorios hasta la calle, lo que ha permitido un itinerario casi sanferminero desde las doce de la mañana hasta la finalización del tablao bien entrada la madrugada”. Lacunza también puso en valor la apuesta que realiza Miguel Morán como promotor de un festival que se aproxima a una financiación casi a medias, entre lo público y lo privado, “lo que supone un gran riesgo y valor como promotor”, y reclamó, para próximas ediciones, que el festival se presente en enero o febrero, “lo que nos dará meses para trabajar en su comercialización y difusión”.

Jornadas y gastronomía Las IV Jornadas sobre Arte Flamenco de Pamplona han atraído a más de 500 asistentes en un programa formado por conferencias, talleres, clases magistrales y la proyección de un documental sobre Rafael Riqueni. A lo largo de las mismas han intervenido especialistas y ponentes de primera línea y profesores de lujo como Josemi Carmona, Tomasito, Bandolero o José Maya, entre otros. Ricardo Hernández, coordinador de Gaz Kalo, afirmó que “la vieja Iruña ya tiene alma flamenca, y esto se ha demostrado en todos los escenarios pero sobre todo en la calle, donde hemos vivido momenticos en los que el flamenco ha conquistado a la ciudad. De la misma manera, hemos continuado con la pedagogía de las jornadas y talleres, que han dado a Pamplona el compás necesario para afianzar este festival, que, eso sí, sigue necesitando más ayuda institucional”.

Además, así como hizo el año pasado, Flamenco on Fire no ha perdido su cariz social con la inclusión de un programa de entradas solidarias en colaboración con la Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra Gaz Kaló. Para ello se han destinado más de 100 entradas solidarias para los diferentes espectáculos, que se han repartido entre los usuarios y las personas que trabajan en alguna de las 30 ONG colaboradoras de esta iniciativa

Por su parte, la Asociación de Hostelería Navarra también concluye con un balance positivo de esta cuarta edición, en la que la ruta El Pincho de Sabicas, en la que han participado 20 bares, ha permitido disfrutar desde otra perspectiva tan unida a la ciudad: la gastronomía.

Repercusión mediática Este año, el festival Flamenco on Fire ha batido sus propios récords con más de 1.200 impactos obtenidos en medios de comunicación regionales, estatales e internacionales en países como Japón o Francia. El festival ha contado con más de 90 periodistas acreditados venidos de todas partes del país e incluso de fuera de nuestras fronteras, superando además las 200 entrevistas realizadas entre artistas y organización. A falta de las cifras definitivas, el festival ya puede hablar de un retorno mediático por encima de los 7 millones de euros, que sitúan a Pamplona como ciudad imprescindible en el panorama cultural estatal.

fuente: http://m.noticiasdenavarra.com/2017/08/30/ocio-y-cultura/cultura/la-mejor-edicion-del-flamenco-on-fire-congrego-a-casi-20000-personas

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.