Rocío

3FCAB32A-6214-4CDB-BDBB-9B5450F05419

‘Sentrañas’ del flamenco

La cantaora onubense Rocío Márquez ofrece un recital memorable en el Teatro Maestranza de Sevilla

En 1945, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial y España era hambre, Gracia de Triana (1919-89) cantó ‘Sentrañas mías’. Manuel Mancheño ‘El Turronero (1947-2006) reclamó la Andalucía que le dolía en el alma años después de morir Franco. Su desgarrador grito sigue vigente. Preconizó que los andaluces seríamos pobres una vez y otra. Lo intuyó desde los feriales vendiendo esos turrones de los que pasamos de largo con su padre.

El inolvidable y certero Turronero resucita con Rocío Márquez (Huelva, 1985). La choquera irrumpe con ese poderío de damas que superan a cualquiera por su talento y genio sin perder raíces y pisar fuerte el mundo flamenco, el que concentra a ‘popes’ que dicen dan licencias del duende.

El flamenco, ese patrimonio inmaterial mundial que germinó al sur europeo lindero con el Magreb africano, comparte con el Jazz que palpitan, que acepta maridajes sin obviar dogmas y terrenos sagrados. Joe Beck y Sabicas (maestro de Paco de Lucía) compartieron territorio musical en 1970 con ‘Rock Encounter’. Lo que desconcertó a los sabios oficiales fue que ni Beck era negro, ni Sabicas andaluz. Así son las grandezas del arte.

Se rinde el Maestranza 

La noche del jueves 28 de marzo era un día señalaíto en la Sevilla que aplaude con brío la excelencia y se calla, respetuosa, ante el desvarío e incapacidad. El Teatro Maestranza es la catedral donde se consagran artes en la metrópolis flamenca. Aquella velada la colmató Rocío Márquez levantando al personal del asiento porque el clásico del flamenco era omnipresente con la creatividad y vanguardia.

Márquez es la estrella de un equipo conjugado. Los escuderos de ésta diva son tan geniales como la creadora del espectáculo ‘Alternativas’ con el que deleitó a la concurrencia. Las proverbiales guitarras de Manuel Herrera y Canito, el piano sensual de Daniel Marente, el entregado saxo de Juan M. Jiménez, la percusión -galáctica y emotiva- de Antonio Moreno y Agustín Diassera, ‘Los Mellis’ a las palmas y el excelso contoneo de la impactante bailaora Leonor Baile fueron los cómplices del éxito de Márquez ante entendidos y profanos del flamenco. El equipo de Márquez además suma aportes al ‘melting pot’, al totum revolutum que factura la mejor emoción.

Visto en el jueves

Márquez presenta estos días su última creación. El título, Visto en el Jueves, recoge mucha más Andalucía que la del Turronero. El rastro sevillano es una gran botica donde hay de todo, incluidos vinilos donde Márquez asegura que ha bebido y lo demuestra ipso-facto. Formada en la Fundación Cristina Heeren (presta su nombre una mecenas norteamericana afincada en Sevilla) este disco es absolutamente recomendable.

Los temas abarcan el universo de la sugerencia más aceptable. Oimos el registro tímbrico de Márquez en Luz de Luna y Trago Amargo con notas inmejorables. Entorna la puerta y Último organito rememoran palos de la música, del cante mayúsculo, que el flamenco disecciona. Otras piezas, junto a las emotivas palabras de Miguel Hernández elevadas por Márquez en ‘Andaluces de Jaén’ que popularizó Paco Ibáñez y sentimentales de ‘Se nos rompió el amor’ redondean una obra donde se oye la mano y voz de Kiko Veneno en el tema de Hernández.

Guitarristas sevillanos

Sin salir de la provincia donde grabó Márquez su última obra, añadir Universal acierta publicando en muy poco tiempo otros aportes esenciales a la guitarra, a la Sevilla donde vieron la luz tres guitarristas que no pasan desapercibidos: Rafael Riqueni, Dani de Morón José María Gallardo.

Riqueni, artista que exporta con sus dedos a la guitarra la escuela innovadora de Lucía-Serranito-Sanlúcar que le fortificaron, es un Nóbel silente que merece el premio. Pero se resiste por los obstáculos que la vida le fue deparando. Parque de María Luisa es un viaje novelado por la música que hizo crecer al más laureado guitarrista flamenco del momento.

Dani de Morón se rodea del talento, duende y arte del Pele, Miguel Poveda, Duquende, Estrella Morente, Jesús Méndez, Rocío Márquez, Pitingo Arcángel, Antonio Reyes, Marina Heredia y Esperanza Fernández. Como no puede ser de otra manera, el resultado no puede ser mejor.

Gallardo del Rey, de su parte, celebra sus 50 años cerca de la guitarra con abordaje clásico pero que acepta las innovaciones que la llevaron al concierto solista. El doble CD es un recorrido extenso y nutritivo sobre cómo, por qué y hasta cuándo la incógnita de la guitarra sobrevive. Gallardo da respuestas acertadas a unas ejecuciones magníficas, rayando la perfección con el subjetivo toque personal de un artista que ha paseado por los mejores escenarios de los cinco continentes donde actuó sólo o con notables músicos.

Fuente: https://diario16.com/sentranas-del-flamenco/

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.