Real Academia

1072621_295057117305587_2144936340_o

Rodríguez Almodóvar elogia la incorporación de términos del flamenco al DRAE

25/10/2014

Sevilla, 25 oct.- El escritor y profesor Antonio Rodríguez Almodóvar, que durante años ha denunciado las “clamorosas ausencias” de términos relativos al flamenco del “Diccionario de la Real Academia” (DRAE), ha elogiado la incorporación de estos que hace su última edición, así como que se hayan mejorado las definiciones.

En declaraciones a Efe, el autor ha considerado estas incorporaciones como un “salto cualitativo” dado por la Real Academia en la valoración del flamenco, que, en su “Diccionario”, estaba “poco y mal representado”.

Las nuevas incorporaciones permitirán, a juicio de Rodríguez Almodóvar, “servir de base para un discurso coherente, con buenas definiciones” de términos que antes, en algunos casos, resultaban “casi ofensivas”.

Aunque ha felicitado al conjunto de los académicos, el autor, que durante decenios ha reclamado en artículos en la prensa nacional y en publicaciones especializadas un lugar para el flamenco en el DRAE, ha citado expresamente a Darío Villanueva y José María Merino.

La nueva edición, la vigesimotercera, en lo que atañe a la representación del mundo del flamenco, “ha mejorado sustancialmente, con respecto a las anteriores”, aunque aún puedan efectuarse algunas reservas y matices que habría que hacer más adelante.

“Por fin el prodigioso mundo de la música andaluza tiene el tratamiento que se merece y no aquel fárrago de imprecisiones, ambigüedades, insufribles ortografías y, lo peor de todo, clamorosas ausencias” que ha padecido hasta ahora en el DRAE, según Rodríguez Almodóvar, especialista en narrativa popular.

Esa situación ha sido achacada por el profesor a “un inaceptable descuido, cuando no desdén”, por la que ha considerado como una de las señas de identidad de Andalucía.

Entre los términos destacados por el autor que han sido incluidos en el “Diccionario” está “toná”, así escrito, como se pronuncia en Andalucía y en los ambientes flamencos, un palo que supone “una de las madres del cante”.

Toná se define ahora “palo flamenco perteneciente al cante hondo”, lo que Rodríguez Almodóvar interpreta como “todo un triunfo” para quienes, como él, llevan años reivindicando que el “Diccionario” se abriera al flamenco, que además de patrimonio inmaterial de la humanidad es una de las señas culturales por la que se identifica a España en el mundo.

También ha destacado la inclusión de “seguiriya”, “granaína”, “media granaína” y “alboreá”, y ha bromeado con el “trabajito” que les habrá costado a algunos académicos aceptar esa ortografía de reminiscencias tan populares.

Igualmente, ha señalado que hayan entrado en el diccionario “bambera”, “cantiña”, “caracoles”, “marianas”, “mirabrás”, “taranto”, “trillera” y en su acepción flamenca el “garrotín”.

Además de “tango”, “milonga” y “vidalita, que antes se circunscribían al ámbito hispanoamericano, y que se haya reconocido la rumba, como tal “palo flamenco”.

También ha valorado el empleo como expresión genérica de “palo flamenco”, para todos esos cantes, cuando “antes reinaba una caótica algarabía de ‘aire popular’, ‘canción andaluza’, ‘canto popular andaluz’” y que se haya avanzado en las definiciones, como en la propia palabra flamenco, que “ha superado la ambigüedad anterior”.

“Flamenco” equivale ahora a algo “dicho de una manifestación cultural, o de su intérprete, de carácter popular andaluz y vinculado a menudo al pueblo gitano”.

En esa última apreciación, según el profesor, caben matices que ha confiado que puedan hacerse en futuras ediciones.

“Se ha corregido acertadamente el artículo ‘bulería’, como ‘palo flamenco de ritmo vivo que se acompaña con palmas’, cuando antes se decía, ‘cante popular que se acompaña con palmoteo’”, ha añadido.

Este avance se produce “tarde, pero en el camino adecuado”, según Rodríguez Almodóvar, quien ha confiado en que en futuras ediciones se vayan incorporando otros muchos andalucismos de otros campos semánticos. EFE

 

Source: www.radiointereconomia.com

See on Scoop.itFLAMENCO

Posted in Uncategorized

Vicente Amigo

Vicente Amigo: “Morente siempre estará aquí”

Flamenco en Granada  diciembre, 2014/0 Comentarios/en Entrevistas flamenco en Granada /por Rojas
El Auditorio Manuel de Falla acoge hoy sábado en Granada a las 20:30h la presentación de una revisión de ‘Poeta’, trabajo de Vicente Amigo. Para ella, el guitarrista estará acompañado por la Hispanian Symphony Orchesta bajo la batuta de Enrique García Asensio. El programa se completará con temas de su última publicación, ‘Tierra’.

Vicente, amigos comunes me comentan que Granada es una tierra especial para usted ¿Es así?

Por supuesto que es especial.  Para mi es la ciudad más bonita de España y de las más bonitas del mundo.  Granada es una ciudad con duende, una ciudad que inspira.

¿Cuesta venir todavía sabiendo que no anda por aquí Morente?

Morente siempre estará aquí.  Al principio pensaba que sería difícil pero con el tiempo me he dado cuenta que su obra ha sido tan grande que ha quedado en el aire de Granada y del mundo para siempre.

¿La guitarra se ha recuperado ya del adiós de Paco de Lucía?

Es tan duro como difícil. Por más que me extendiera hablando de Paco me seguiría quedando corto ante el sentimiento que quedó en mí por tan increíble pérdida.

Centrándonos en su visita llega para presentar ‘Poeta,’ un disco con Alberti como guía. El poeta habló muy bien de usted cuando era muy joven ¿Le impresionaron sus palabras en aquella época?

Más allá de que la obra esté dedicada a Alberti, siempre he pensado que la música y la poesía tienen mucha relación. Ordenar las notas y ordenar los versos son cosas que no se diferencian mucho. Y yo me siento muy identificado con los poetas, con todos los artistas que busquen la belleza.

Hablando de poesía ¿es usted aficionado a leer versos?

Me interesa todo. Pero no tengo tiempo para leer lo que quisiera, igual que no tengo tiempo para escuchar todo lo que quisiera, ni ver las películas que quiero ver. Ni a lo mejor para tocar la guitarra todo lo que quisiera.

Llega también arropado por una orquesta ¿Nos podría comentar los ‘pros’ y ‘contras’ de trabajar con este formato?

Un disco instrumental es más complicado, precisamente, porque tú mismo no te quieres aburrir y es la manera de no aburrir a la gente. Creo que al hacer un disco, al hacer arte, estás buscando en tu interior para darlo a la gente, para que lo entienda. Y si no lo entiende… ya lo entenderá .  Está el lado místico, pero tocar, componer, es cuestión de trabajo .Es trabajo. Pero yo le doy mucha importancia a lo místico, a la hora de percibir el arte. Yo no soy del mundo de los toros pero voy a ver a algunos toreros por razones de arte. Mi abuelo me llevaba a los toros y me aburría porque no entendía muy bien… pero hay artistas del toreo que te dejan enganchaos para siempre. Y hay flamencos que hacen a la gente venirse de otros países porque les ha llenado. No es que digan “voy a ir porque he visto el flamenco”. No, han escuchado a algún artista que ha cambiado sus vidas. El arte es eso

Source: deflamencoporgranada.es

See on Scoop.itFLAMENCO

Posted in Uncategorized

Vidas Gitanas

vidas_gitanas2 Vidas Gitanas. Lungo drom

Vidas Gitanas. Lungo drom es una exposición que aborda la más desconocida realidad gitana actual, dando una visión moderna de este pueblo y de sus formas de vida. A través de fotografía histórica y contemporánea, vídeos, elementos interactivos, documentos, objetos, y tecnología de vanguardia, el visitante se acerca a la historia de los gitanos españoles para conocer su legado, influencias y aportaciones al patrimonio cultural de España.

Los gitanos –o rom, según se autodenominan en su propio idioma, el romanó– son la minoría más importante de Europa, pero también una de las más desconocidas para la sociedad mayoritaria. Su antigua forma de vida nómada, mantenida durante largos siglos, les ha hecho centrarse en su comunidad, a veces de manera hermética, algo a lo que ha contribuido el habitual rechazo padecido en las sociedades en las que han convivido. Todo esto ha desembocado en una gran falta de conocimiento sobre su realidad, lo que provoca un profundo alejamiento de este pueblo presente en nuestro continente desde hace más de quinientos años. La exposición pretende facilitar ese conocimiento mutuo y contribuir así a un futuro mejor de convivencia con la única minoría paneuropea que existe.

En paralelo a la exposición se organizan seminarios y conferencias, así como actividades complementarias de teatro, cine y música.

“Vidas Gitanas. Lungo drom” ha sido seleccionada por  el Programa Cultura 2007-2013 de la Unión Europea.

Comisariado
Joaquín López Bustamante
Joan M. Oleaque
Organizado por
Acción Cultural Española (AC/E)
Fundación Instituto de Cultura Gitana (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte)
– See more at: http://www.accioncultural.es/es/actividades/vidas-gitanas-lungo-drom#sthash.K3SHx0cO.dpuf

Source: www.accioncultural.es

See on Scoop.itFLAMENCO

Posted in Uncategorized

Sector cultural

La cultura sin lo público no tiene futuro

Sé que el planteamiento de este artículo no tiene nada de nuevo ni de original. Muchos han expresado ya el núcleo argumental de lo que vengo a contar, pero ni yo ni el medio que dirijo, ElClubExpress, nos habíamos posicionado tanto hasta la fecha. Y ya va siendo hora, seis años después de comenzar la caída libre que ha supuesto la crisis económica. Seis años en los que hemos sufrido un constante reguero de falacias disparadas indiscriminadamente, mayoritariamente desde dentro, y con unas buenas intenciones nacidas de la confusión, con las que se ha desestabilizado y mermado el sector cultural, poniendo en jaque su posicionamiento social e incluso las bases más intrínsecas a su propio ser. Estos dañinos argumentos, desde replantear la cultura como algo accesorio a considerar el sector cultural como un sistema empresarialmente inmaduro y parasitario de la administración, también han estado cerca de hacernos olvidar un fundamento básico: que la cultura, sin lo público, no tiene futuro.

No podemos trabajar y pensar como antes de la crisis, pero no podemos olvidar tampoco algunos principios básicos como la importancia de la cultura para la sociedad y la necesidad del apoyo público

Por situarnos en contexto, puedo comentar que hace casi quince años que comenzó la andadura de Noletia como pequeña empresa cultural. O sea, como profesionales y como empresa no somos ni “históricos” -no nos dio tiempo a acostumbrarnos al sistema cultural, social y económico establecido con la democracia ni a estructurar la empresa a esa realidad- ni “nuevos”, es decir, tampoco hemos nacido bajo los parámetros de la crisis. Sociológicamente pertenecemos a una generación que entendemos como perdida o, al menos, damnificada, y acostumbramos a pasar por el barrio de toda la vida de nuestros amigos treintañeros, ya que siguen viviendo con sus padres, a hacer turismo en los países en los que viven los miembros más brillantes de la pandilla de toda la vida o a visitar a nuestros compañeros de facultad en los bares donde sirven cañas, una vez que ya han decidido dejar de plantearse si alguna vez trabajarán “de lo suyo”. O sea, sabemos que todo, en general, está muy mal.

Por edad y circunstancias, habiendo asumido responsabilidades desde muy jóvenes, habiendo sufrido de primera mano el significado de “preferentes”, “cláusula suelo” o la no renovación de pólizas de crédito, hemos vivido más o menos este proceso: primero no nos lo creímos; luego nos dimos cuenta demasiado tarde y tuvimos que tomar decisiones dolorosas, perdiendo equipos humanos y proyectos y manteniendo deudas y cargas; después quisimos cambiar radicalmente de forma de pensar y de hacer; las urgencias, las necesidades y el caos reinante nos llevó a abrazar nuevos planteamientos radicalmente opuestos a los que eran habituales; finalmente nos distanciamos de nuestra propia identidad, nos neoliberalizamos, compramos los nuevos discursos, quisimos hacer las cosas de forma completamente diferente, nos negamos a nosotros mismos tres y mil veces; lo intentamos para, por último, volver al punto de partida… Pero con importantes matices.

Muchos de los “nuevos parámetros” nos han llevado a la precarización, la atomización, la irregularidad y la anormalidad

Quiero pensar que muchos de los compañeros de sector han vivido, o están viviendo, un proceso similar, que les ha llevado desde la negación de que algo iba a cambiar (en 2007-2008 solo los derrotistas y catastrofistas preveían el más mínimo cambio real) al cambio completo de su forma de hacer y de pensar, aturdidos en gran medida por las distintas bofetadas recibidas, para terminar aquí y ahora, replanteando si realmente era necesario abandonar estas ideas básicas sobre la cultura y nuestro trabajo o si, incluso, todo el “nuevo paradigma” de independencia económica respecto a la administración es realmente viable. Porque no lo es. O, al menos, muy pocos, y nosotros no estamos entre ellos, han encontrado la manera de que lo sea.

AQUÍ NADIE HABLA DE NO CAMBIAR NADA

En este proceso que dura apenas seis años no creo que quede prácticamente ninguna estructura institucional, empresarial o artística en el ámbito de la cultura que trabaje de una forma exactamente igual a la de antes. Casi todos estamos trabajando en proyectos nuevos, hemos aprendido a hacer más con menos, a rediseñar las relaciones laborales, a pensar en objetivos de todo tipo, a despojarnos de lo accesorio. Pero la cuestión es el grado de profundidad que se exige en el cambio, esa sensación de “¿qué más queréis de nosotros?”. Es la misma sensación que puede tener un gestor cultural (o un diseñador gráfico, me da igual) que ha regalado ya su trabajo seis veces en dos años “para dejarse ver”, o una compañía teatral que ya ha hecho tres giras a pelo y a taquilla con las que a duras penas ha podido cubrir la gasolina y los bocadillos. O la sensación que puede tener un técnico de cultura de un ayuntamiento, al que le recortan salario, le sitúan el presupuesto para contratación de espectáculos en cero, le ponen tasas al teatro municipal por si algún artista temerario quiere usarlo y le exigen contenidos y resultados. “Qué quieren, ¿que me ponga yo a actuar?”, escuchaba hace apenas unos días.

Después de intentar todo tipo de experimentos, el sector cultural está preparado para recomenzar

Vamos sabiendo poco a poco de qué ha servido o está sirviendo la crisis. En enero un estudio revelaba que sólo 3 de cada 10 actores trabajaba con una regularidad que le permita vivir de su trabajo sin ayudas o trabajos externos. En estos días el convenio entre empresas teatrales y artistas en la Comunidad de Madrid ha sido revisado a la baja. El IVA cultural al 21% hace que se recaude menos que antes, con una pérdida aproximada del 30% de los espectadores en artes escénicas, cine y música y una subida -no reflejada en ninguna estadística- de la actividad no declarada. Las producciones artísticas son más pequeñas y la movilidad es menor.

Pero, ¿de qué ha servido o están sirviendo la minuciosa búsqueda para “hacer las cosas diferentes”? Hace poco hablaba con un asistente a unas charlas sobre esa cultura aparentemente nueva, protagonizada por distintos impulsores de iniciativas de nueva mentalidad, mayoritariamente espacios culturales emergentes de  nuevo concepto, a los que sin duda hay que aplaudir por su arrojo. “Sí, todo muy interesante, pero resulta que todos viven de vender botellines”, fue su respuesta. He aquí el problema: no podemos trabajar como antes, es obvio, pero lo “radicalmente diferente”, como puede ser no solo asumir que la administración haya abandonado a la cultura, sino incluso reivindicar que así ha de ser, solo nos lleva a la precarización, a la miseria, a la autoexplotación, a creer que estamos invirtiendo trabajo cuando solo lo estamos regalando, a vivir de otra cosa, a no profesionalizar el sector, a la irregularidad, a la imposibilidad de evolución y crecimiento cultural y, por tanto, social, a la anormalidad. Si los que nos dedicamos a la cultura queremos aspirar a cierta normalidad, ejemplificada en una serie de comidas calientes al día, la opción de tener una familia, pagar un sitio en el que vivir y en el que trabajar, estar dados de alta en la seguridad social, etc., solo quedan tres alternativas: reclamar el regreso de los recursos públicos a la cultura, abandonarnos a la cultura comercial o ser la excepción, que las hay, de aquellos pocos que sí han sido capaces de encontrar una fórmula mágica y ser completamente independientes. Pero esa excepción es lo que es, excepcional, y no han de confundirse los casos de éxito puntuales con la generalidad de un sector a la deriva. Como diría Spock en Star Trek, las posibilidades de éxito desde los “nuevos parámetros” son tan escasas que resulta más lógico no lanzarse.

Lo que se le ha hecho a la cultura es innecesario, cruel y contraproducente para todos

Tal vez estamos en un momento crucial, en el que empezar por fin a asentar un futuro. Ya hemos usado mucha gaseosa para hacer experimentos y sabemos que en ellos está parte del camino, tal vez los zapatos, pero no son el camino. Es posible que hayamos superado esa primera fase de aturdimiento general, esa espantada por pánico que casi nos deja sin sector. Las asociaciones profesionales tal vez sean el principal termómetro, tan golpeadas hasta rozar la desaparición o, cuando menos, la inactividad, y que ahora vuelven a resonar, a razón de comunicado, manifiesto o acto por semana. La sociedad va despertándose de la anestesia y el mensaje empieza a calar de nuevo. De un momento en el que casi había que pedir perdón por reclamar atenciones al sector cultural hemos pasado a la certeza de que lo que se le ha hecho a la cultura es innecesario, cruel y contraproducente para todos. Es hora de recomenzar.

Empezaba con una breve referencia autobiográfica y termino igual. Después de haber cerrado dos revistas (LaTeatral y LaExpress) y de haber intentado una y mil cosas bajo el nuevo paraguas económico -entre otras este medio cultural que estás leyendo-, creo que hemos aprendido a no repetir errores, que los cometeremos, seguro, pero menos. Esas dos revistas en nueve años obtuvieron dos subvenciones que significaron aproximadamente un 2%  del coste total, por si alguien confunde aún subvención con presencia de la administración en la cultura como parte fundamental del motor. Subvenciones no teníamos, pero veíamos desde nuestra posición cómo las piezas se movían en gran medida gracias al músculo público, ya que nuestro ingreso único, la publicidad, llegaba de compañías que a su vez tenían giras y bolos a caché con la administración o festivales de gestión privada apoyados desde tal ayuntamiento o proyectos públicos con necesidad de difusión. Entre las cosas que hemos aprendido está el saber que ya no solo se trata de dinero, porque la administración también cuenta con otro tipo de recursos en infraestructuras, equipo humano, comunicación o reglamentación. Pero también se trata de dinero.La crisis ha llevado a la cultura a todo tipo de experimentos, pero estas nuevas formas han llevado a la precarización y extinción. Hay principios básicos..

Source: elclubexpress.com

See on Scoop.itFLAMENCO

Posted in Uncategorized